Parque de la Reserva

 

Estaba yo fuera del país cuando me decían que tenía que ver lo que había hecho Castañeda. Así que cuando regresé una de las cosas pendientes era visitar el “Parque  de la Reserva” o debo decir “el Circuito Mágico del Agua”. En fin.  Llegué como a las 7 pm porque se suponía debía ver las aguas iluminadas. Ya había oscurecido; era sábado Mucha gente caminando hacia la puerta comentando el parque. Llegamos a la ventanilla y pagamos 4 soles. La verdad es que lo primero que hice fue calcular cuanta gente podría estar ahí y hacer cuentas de hecho había, muchísima gente. Luego casi por instinto caminamos hasta que nos cruzamos con un plano y nos ubicamos por fin. 

 

Lo que llamó la atención desde el inicio fueron las risas a la distancia  algo muy lindo en realidad. Pocas veces se encuentra un lugar con gente riendo. Resultó ser el laberinto. Gente de  todas las edades mojándose y riéndose.

Seguimos con el recorrido de fuente en fuente siempre guiadas por un guardia.

Las fuentes en si al comienzo me confundieron porque aparentemente trataban de hacer esculturas o algo así. Finalizamos el recorrido en el  famosos geisser.

 

 

 

Regresar

Página 2